domingo, 9 de diciembre de 2012


Queridas grupies y modernas convictas, adictas a las compras online y coleccionistas de must haves. Luces, compras, regalos, almuerzos interminables, buenos propósitos (...) La fecha se acerca. Nos acercamos a la navidad, y por extensión a un nuevo año. En breve mudaremos ‘las pieles’ y quién sabe cómo o qué acabaremos vistiendo. Aunque mi propuesta es apostar por el fondo de armario, o al menos, conseguir que algunos de esos propósitos, objetivos o sueños pasen, como si de un LBD se tratase, a ser uno de los más socorridos leitmotivs de nuestros vestidores, y por ende, de nuestro día a día.

Es sin duda una época cargada del fulgor del glitter, de las aplicaciones-joya y de las rutilantes pailletes. Así, y con complejo de urracas, el brillo es uno de los protagonistas de los outfits más sofisticados. Y es precisamente la sofisticación del brillo, en concreto del acabado acharolado, la protagonista del post de esta semana.

Con la napa y el cuero en la cresta del panorama Fashion, los creadores dan un paso más, y suman el exquisito acabado charol que conquista y añade un plus a un elenco variopinto de prendas, que van desde faldas y abrigos nude en Emilio Pucci, a espectaculares abrigos en Marni, pasando por los suntuosos vestidos de la última colección de Raf Simons para Jil Sander, a caballo entre la inspiración dominatrix o fetichista y la esencia lady. Mención aparte también para los trenchs de Diane Von Furstenberg en vibrantes colores.

Y si de prendas charol se llenan las pasarelas, los omnipresentes bolsos y zapatos en este lujoso acabado refuerzan su presencia, y no son pocas las firmas que encuentran en el charol su mejor aliado para los must haves de una temporada brillante para un año que esperemos que poco a poco vaya tornándose en el mismo fulgor. Feliz Semana.